El mal hábito de sentirse ofendido por todo

En un grupo social, cada persona posee una sensibilidad distinta, aunque a veces hay quien peca de sentirse ofendido por cualquier gesto, palabra o acción.

Una palabra equivocada o malinterpretada puede hacer que un individuo se sienta ofendido, incluso si no existe una verdadera intención de daño o burla.

Es por ello que normalmente dentro de cualquier grupo social, familiar e incluso en las relaciones amorosas existen diversos parámetros de sensibilidad. Dado que no todas las personas se ofenden, indignan o resultan heridos por el mismo comentario, burla, gesto o acción.

Pese a la existencia de esta clara diferencia de parámetros personales, en la vida siempre te encontrarás con algún individuo que se sienta ofendido fácilmente. Debido a que cada persona posee diversos intereses, motivaciones, preocupaciones, cualidades, debilidades y ventajas.

Cada uno de estos aspectos expone a las personas en mayor o menor cantidad, a la crítica, burla o queja de terceros. Facilitando así, que un individuo se sienta ofendido al tocar algún tema que le preocupa, conmueve, irrita, molesta o interesa a nivel personal.

Esta molestia puede originarse por un chiste, un comentario banal que busca una risa fácil, un olvido, una malinterpretación o una palabra en específico. Por lo que en ocasiones, es bastante fácil ofender a las personas con las que interactúas en tu día a día, incluso sin saberlo.

Y aunque normalmente quien se muestra ofendido por esta acción, se trata de alguien con un alto nivel de susceptibilidad. A veces se trata de una persona acostumbrada a ofenderse y molestarse por cualquier evento o acción, sin importar la gravedad o significado detrás de dicho malestar.

¿Qué hace que alguien se sienta ofendido?

Como hemos explicado, cada persona posee distintas razones emocionales, sentimentales y personales, por las cuales se puede llegar a sentir ofendido ante cualquier tipo de burla, desprecio u ofensa.

Normalmente este sentimiento de molestia o incomodidad se produce mediante situaciones o hechos que carecen de una intención de daño o burla. Pero que para el individuo ofendido, estas representan una manifestación de menosprecio, rechazo y de superioridad que les resulta intolerable.

Razón por la cual se manifiestan a través de la ira, el reclamo e incluso mediante otras ofensas como forma de lidiar con el dolor recibido por dicha “ofensa”. Una acción que puede causar un aislamiento social, al afectar negativamente tus relaciones de amistad con otras personas al manifestar un comportamiento hostil y extremadamente susceptible.

Las razones principales por los que una persona puede llegar a sentirse ofendido son:

  • El sentimiento de inferioridad
  • Falta de reconocimiento a nivel personal o profesional
  • La sensibilidad a las burlas
  • Desprecio de tus habilidades, atributos y logros
  • La rigidez de pensamiento
  • El orgullo y el egocentrismo
  • La creencia ciega hacia ciertas personas, eventos, pensamientos o comportamientos

Este conjunto de aspectos conlleva a que un individuo se sienta ofendido con facilidad al sentir que su base moral, emocional y profesional es vulnerada por las acciones, palabras o pensamientos de otras personas. Incluso si se trata de un comentario sin mala intención o una crítica constructiva.

Principalmente porque alguien que se ofende fácilmente, es una persona con un grave complejo de inferioridad, que le hace sentirse menospreciado incluso al recibir un halago. La falta de autoestima y seguridad, hacen que un comentario pueda ser percibido como una burla o menosprecio, debido a la fragilidad del oyente.

Igualmente quienes conservan una línea de pensamiento rígida, suelen sentirse molestos con las personas que demuestran una mayor flexibilidad a nivel moral, personal o sentimental. Dado que se sienten atacados por dicho comportamiento que les ofende como individuos creyentes de cierta corriente de pensamiento.