Aprende a cerrar ciclos según la psicología de Carl Jung

 

Todas las personas en algún punto de su vida se ven en la necesidad de abrir y cerrar ciclos, con el objetivo de seguir avanzando y crecer como individuos.

Los ciclos forman parte importante del desarrollo y crecimiento de cualquier persona dado que se encuentran dentro del círculo personal, social y familiar.

La vida está compuesta en su mayoría por diversos ciclos que poseen su tiempo para iniciar, aprovechar, experimentar y finalmente para cerrarlos. Ya que cada uno de ellos, contienen nuevas personas, conocimientos, vivencias y aprendizajes que nutren al individuo para su propia reflexión y crecimiento.

Cerrar ciclos se trata de la capacidad que cada persona posee para concluir de forma satisfactoria una acción, sentimiento o etapa de la vida. Normalmente se habla de este proceso como una forma de superar y seguir adelante con tu propio camino, dejando de lado aquello que ya no genera ningún beneficio.

Normalmente cuando se habla de cerrar ciclos, se piensa sobre el rompimiento de las relaciones sentimentales y de pareja. Debido a que se trata de un proceso que requiere aprender a superar dicho vínculo, los recuerdos, vivencias y emociones relacionados a dicha relación.

Cerrar los ciclos según Carl Jung

“Un hombre que no ha pasado a través del infierno de sus pasiones, no las ha superado nunca”

A través de su pensamiento filosófico y psicológico, Carl Jung presentó una serie de conceptos que pueden aplicarse a la vida diaria para terminar los ciclos que mantienes abiertos y que te dificultan tu desarrollo normal.

Para Jung, las personas que no pueden enfrentar y superar sus propios miedos, dificultades y obstáculos son a quienes se les dificulta cerrar sus propios ciclos. Debido a que presentan problemas para encontrar las respuestas y soluciones que requiere para tratar sus problemas y seguir adelante.

 “Las personas hacen lo que sea, no importa lo absurdo, para evitar enfrentarse con su propia alma”. Esta frase de Jung hace referencia que cada persona necesita la fortaleza para hablar, dialogar y confrontarse a sí mismo con el objetivo de encontrar la mejor solución y forma de avanzar y superarse.

 “Yo no soy lo que me sucedió, yo soy lo que elegí ser”

Para Jung, quienes logran dejar su pasado y las circunstancias de lado y abrir su propio camino, representa un hecho positivo para el crecimiento del individuo. Debido a que el presente y la mirada en el futuro, le permite a las personas cerrar los ciclos del pasado y obtener paz mental.