El amor no es control ni exigencia, es libertad y confianza

Para muchas personas, el amor es un estado emocional y sentimental que te permite disfrutar de la compañía y relación con esa persona especial.

Experimentar el amor, es el mayor deseo de cualquier individuo sin importar la edad o sexo, dado que todos los humanos desean sentirse amados por otros.

El anhelo de estar enamorado lleva a que las personas se sientan atadas y obligadas a cumplir todas las exigencias y deseos de la pareja. Sin recordar que una relación amorosa no consiste en control ni posesión sobre el otro individuo, sino en la libertad y la confianza entre ambos.

Al someterte a los sentimientos, emociones y deseos de tu pareja, entras en un estado de esclavitud emocional. Por lo que dicha relación amorosa, deja de basarse en el amor, para tratarse en un lazo de obligación, sacrificio, posesión y obediencia.

De esta forma, una relación de pareja se convierte más en una pelea de dominancia, control, posesividad y obediencia. Esto conlleva a que en vez de existir momentos de amor y cariño, se dé inicio a los conflictos, discusiones, peleas y enfrentamientos, que incluso pueden sobrepasar la barrera verbal y llegar a lo físico.

Convirtiendo lo que se suponía que era una relación de ensueño, en un tormento y un mal recuerdo. Capaz de afectar el desarrollo emocional de los afectados, quienes guardan dentro de su corazón esta trágica experiencia como sinónimo –erróneo- del amor.

El amor es libertad y confianza entre la pareja

Es precisamente por ello, que es tan importante tener siempre en mente que el amar a otras personas, no es un signo de cadenas, de obligaciones ni de posesión. Tu y tu pareja, son individuos separados que decidieron compartir sus experiencias, recuerdos y emociones uno con el otro.

Pero este vínculo, no significa que estén encadenados a la otra persona, al contrario, se trata de tener la libertad y la confianza para seguir a su lado. Para enfrentar los desafíos, retos, caídas, fracasos, alegrías, risas y logros como una pareja de novios, amantes o matrimonio.

Quienes poseen la confianza para estar juntos o separados, siempre teniendo en mente a la otra persona y sabiendo que sus sentimientos son valorados, apreciados y recíprocos.

Una relación basada en el amor, no teme ni a las distancias, ni a los retos ni a la interferencia de terceras personas. Dado que los sentimientos que dicha pareja posee, son alimentados constantemente, por lo que es un vínculo con una confianza y fortaleza inigualable.

Una pareja fuerte y duradera, es aquella que reconoce, cuida y valora el amor existente entre ambos. Que emplean los regalos y comidas románticas, como un detalle para dar fuego y calor a la relación, pero que no dependen de ellos para excusarse o pedir disculpas.

Una verdadera relación de pareja, es capaz de reconocer las necesidades del otro, de respetar los momentos a solas y a los grupos de amistades. Que comprende y dialoga sobre la forma de actuar y pensar del otro, sin dejar que el conflicto les separe o divida. Dado que su  amor, es lo suficientemente estable para contar con el apoyo y cariño de la otra mitad.