Si con todo lo que tienes no eres feliz, con lo que te falta tampoco

Una persona es capaz de sentirse frustrada consigo mismo, al no sentirse feliz con las cosas que siente, experimenta o posee en la actualidad.

Este sentimiento lleva a que cada individuo busque incansablemente nuevas posesiones, memorias, eventos y personas que le permitan sentirse feliz.

Sin embargo, esta búsqueda implacable normalmente no brinda los resultados deseados, dado que la felicidad no está condicionada por las situaciones o bienes. De esta forma, las posesiones pueden brindar un disfrute y  alegría momentánea, pero ello no significa que una persona se encuentre feliz.

De hecho este sentimiento se trata de un inconformismo, que te impide gozar de cada una de las experiencias, personas, recuerdos y bienes que poseen actualmente. Lo que te hace pensar, que tu felicidad se encuentra dentro de las cosas que no has logrado, alcanzado, conocido o adquirido.

Este tipo de pensamiento puede llevar a que una persona se obsesione buscando su propia felicidad en otras personas, cosas o eventos. Debido a que hoy en día, es incapaz de sentirse a gusto  con lo que le rodea. Un comportamiento lleno de inconformidad, que no le dejará disfrutar ni experimentar a plenitud de la vida misma.

Se feliz contigo mismo y luego con lo que te rodea

Lograr se feliz de forma exitosa requiere de una verdadera reflexión por parte de cada persona. Debido a que el sentimiento y la capacidad de sentir la felicidad, se encuentro dentro de cada individuo, pero es necesario aceptarlo para poder así disfrutarlo en el día a día.

Los bienes materiales, las personas del entorno y las metas alcanzadas, son tan solo medios que te llenan de felicidad y que te hacen sentir orgulloso de lo que haces. Sin embargo, si alimentas esa hambre de ser feliz con el deseo de poseer más cosas y de obtener más de lo que tienes, no lograras sentirte a gusto contigo.

Debido a que de nada sirve poseer todos los bienes y títulos del mundo, si no eres capaz de ser feliz con las personas que te rodean y lo poco que posees en la actualidad.

La felicidad comienza contigo, y no, no se trata de conformismo, sino de saber apreciar, reconocer y valorar aquello (poco o mucho) que poseas. Sólo de esta forma podrás experimentar gozo y alegría, sin tener que enfocarte en lo que te falta.

Poseer mucho dinero, propiedades, bienes, títulos y un gran círculo de amistades, no siempre brinda felicidad. Por lo que incluso si logras alcanzar esta meta, es posible que no logres sentirte plenamente feliz. Al sentir arrepentimiento e inconformidad por todos los sacrificios que realizaste para llegar hasta dicho punto.

Ya que el hambre de obtener más y más cosas, no te permite agradecer, disfrutar, divertirte y experimentar aquella felicidad que desde un principio se encontraba en tu interior. Por ello, es necesario aprender a valorar lo poco que tienes y que alcanzas con tus manos. Solo de esta forma podrás en un futuro, disfrutar de la vida, de tus logros y de quienes te rodean con plenitud, sin dudas ni arrepentimientos.