No dejes sola a tu madre

 

Una madre es capaz de brindar toda su atención, amor, afecto y cariño a sus hijos de forma inagotable y sin dudar, aunque este amor no siempre es correspondido.

Lastimosamente muchas veces la dedicación de una madre, no se ve recompensada por sus hijos, quienes con el tiempo se centran en sí y en sus  propias familias.

Dejando de lado toda la dedicación y esfuerzo que hizo su madre para criarle y brindarle experiencias, conocimientos, valores y afecto. Un escenario lamentable pero más frecuente de lo común, el cual causa dolor y sufrimiento a esas madres, quienes se ven solas en su vejez.

La persecución de sus propias metas, mudarse a mejores lugares, formar su propia familia y las obligaciones del día a día. Son tan solo algunas de las razones por las cuales, los hijos se alejen de sus hogares y de sus madres.

Quienes comúnmente son abandonadas y dejadas de lado por su propia familia, hasta el punto en que una visita o llamada representa todo un lujo. Mientras se mantienen en una vida solitaria, lejos de sus seres queridos, quienes se encuentran ocupados con sus propias vidas lejos de ella.

Valora a tu madre y no la abandones

Una madre es capaz de sacrificarse a sí misma por el bien de sus hijos, dejando de lado su propio bienestar físico, mental y emocional. A lo largo de los años, esta dedicación se fortalece e intensifica, siempre queriendo y deseando lo mejor para sus retoños.

Noches sin sueño, cansancio físico, estrés, dolores fisicos y agotamiento, son tan solo algunos de  los padecimientos que una madre enfrenta al alcanzar la vejez. Por lo que necesitan de atención, apoyo y cariño para poder enfrentar y superar los efectos del paso del tiempo.

Aunque la triste realidad muestra un escenario triste, donde la mayoría de las madres en edad avanzada permanecen solas y sin familia con la que contar. Debido a que los hijos se enfocan en sus propias familias, olvidándose de si quiera realizar una llamada y revisar cómo se encuentra su mamá.  

Es por ello que es necesario que los hijos concienticen y reconozcan la importancia de cuidar de sus madres. Ya que son seres que se conforman con saber que sus pequeños están bien, incluso si ellas mismas se encuentran en medio de la soledad y el abandono.