Seis estrategias para que tus hijos sean amigos

 

Una familia con varios hijos puede ser un reto para los padres, especialmente cuando se busca crear un lazo de amistad y amor entre los hermanos.

La presencia de varios hijos en el hogar representa un desafío para la paternidad y la crianza de los mismos, al intentar lograr un ambiente de cariño y aprecio entre hermanos.

Esto se debe principalmente a diversos factores como las diferencias de edad, personalidad, gustos, pasatiempos e intereses de los hijos. Igualmente ciertas acciones y actitudes por parte de los padres contribuyen con la formación de una rivalidad o fraternidad.

Y es que la crianza de los hijos es un completo desafío para la paternidad, especialmente al tener una familia numerosa. Debido a que con el paso del tiempo surgen nuevos retos y dificultades que los padres deben aprender a manejar de forma equitativa para mantener un hogar unido, saludable y amoroso.

Con el objetivo lograr una mejor relación entre los hijos, los padres necesitan estrategias de crianza para lograr unir a los miembros de la familia. Es por ello que a continuación te presentamos unos consejos que ayudarán a tus hijos a ser mejores amigos.

Seis estrategias para criar hijos unidos como amigos

Compartir el espacio: Normalmente los padres se preocupan por brindar el espacio individual para cada uno de sus hijos para evitar los conflictos. Sin embargo esta decisión, podría generar una mayor separación entre los hermanos. Por lo que se recomienda incentivar la cooperación e interacción dentro del hogar para afianzar la relación entre los miembros de la familia.

Tiempos en familia: Al asegurarte de abrir espacio entre la ocupada rutina diaria para un compartir entre tu familia, contribuyes con el fortalecimiento de los lazos. Las risas, conversaciones, anécdotas, e incluso hablar sobre las experiencias del día a día son una buena opción. En vacaciones también puedes organizar un viaje o salidas a lugares divertidos que toda la familia disfrute.

Paciencia: Las diferencias de personalidad y carácter de los hijos pueden ser frustrantes para los padres. Es por ello que es tan importante cosechar la paciencia y darle tiempo al tiempo sin dejar que la ira se apodere de las relaciones dentro de tu hogar.

Libre de comparaciones: Las comparaciones son el peor enemigo de los hijos, ya que es un comentario despectivo que afecta su autoestima y la relación con sus hermanos. Debes aprender a respetar la personalidad, logros y vocaciones de cada uno sin crear rivalidad o problemas entre ellos.

Incentivar la compañía: Cada uno de tus hijos poseen diferentes actividades de ocio y entretenimiento, sin embargo, esto no tiene que representar algo que los separe. Incluso si no comparten vocación, los hermanos siempre pueden asistir a los eventos del otro y así brindar su apoyo y respaldo. Con tan solo su presencia e interés, podrán fortalecer su vínculo y amistad.

Crear vínculos fuertes: Desde la infancia es necesario como padres, el incentivar y favorecer la creación de un lazo fuerte entre los hermanos. Principalmente dado que en el futuro, sólo se tendrán los unos a otros como miembros de la familia, ante el inevitable paso del tiempo. Aún si viven en diferentes estados o países, al compartir un vínculo único, los hermanos podrán mantener el contacto y conservar la preocupación, amor y cariño hacia su familia.