El biólogo indonesio que inventó unas bolsas que al caer al mar se vuelven comida para peces

La contaminación derivada de las bolsas plásticas es una de las mayores problemáticas actuales que afectan al planeta, los humanos y animales.

Esta peligrosa situación derivó en que muchas personas, empresas y organizaciones busquen crear nuevas alternativas para reemplazar las bolsas y otros elementos hechos de plástico.

Tal es el caso del biólogo indonesio Kevin Kumala, quien tras regresar a su país luego de una década en los Estados Unidos, encontró un mar de plástico en las playas nacionales. Transformando las vistas paradisíacas en un océano de restos plásticos que representan un peligro para los ecosistemas y animales.

Después de encontrarse con este desolador paisaje en 2009, el biólogo comenzó a pensar en nuevas alternativas que pudieran salvar al planeta y los mares.  “Cuando iba a surfear o a bucear ya no era un placer para mí, encontraba plásticos en todas partes”, declaró Kumala al diario El País.

Con esta motivación en mente, inició el desarrollo de un reemplazo para las bolsas plásticas, quienes son uno de los mayores contaminantes del planeta. Especialmente considerando que el plástico puede tardar hasta unos 300 años en biodegradarse por completo.

Bolsas de yuca, una alternativa para proteger al planeta

bolsas de plástico

Kumala encontró la respuesta perfecta para resolver la problemática de las bolsas, en la yuca, un tubérculo bastante común en Indonesia. Empleando el almidón de esta planta e imitando el proceso de fabricación de las bolsas tradicionales, el biólogo logró crear una alternativa más amigable con el medio ambiente.

Las bolsas de yuca de Kumala tienen un costo de 5 centavos de dólar más del doble de lo que costaría una de plástico normal. Sin embargo, estas innovadoras bolsas pueden transformarse en compost en menos de 100 días y disolverse en minutos tras entrar en contacto con agua caliente.

Además de este increíble invento, en 2014 Kumala y su socio Daniel Rosenqvist fundaron Avani Eco. Una empresa responsable de la producción de envases desechables para comida hechos de caña de azúcar y pajillas hechas a base de almidón de maíz que se biodegradan rápido y no dejan residuos tóxicos.