Zapatos hechos con fibra de plátano. Diseño artesanal local y sostenible.

 

En la actualidad las empresas buscan innovar con alternativas ecológicas para la fabricación de sus productos, como la fibra de plátano para hacer zapatos.

Tal es el caso de “Indianes”, empresa que creó una línea de zapatos fabricados con fibra de plátano extraída de desechos agrícolas. Como una solución amigable con el medio ambiente y sostenible para su reproducción.

La empresa fundada y dirigida por Diana Feliu e Iván Rojas emplea la fibra de plátano para la fabricación de cada uno de sus zapatos. Una alternativa ecológica y artesanal que imita la ancestral técnica practicada por las comunidades colombianas de emplear la fibra como instrumento.

La ventaja de usar la fibra para la fabricación de estas prendas, es que es un material que no requiere agua o grandes extensiones de tierra para su cultivo. Debido a que la misma se obtiene naturalmente de los residuos de la agricultura del plátano.

Zapatos de fibra de plátano, artesanía y medio ambiente

Este increíble proyecto requirió  de un arduo proceso de investigación y de desarrollo el cual permitió la fabricación de estos zapatos. La mayor ventaja de emplear la fibra de plátano para la confección de estas prendas radica en su sostenibilidad y mínimo impacto ambiental.

Además de un factor artesanal y cultural, dado que la fibra de plátano es un material empleado desde hace siglos en las cordilleras de los Andes. Donde las comunidades, cultivan, recolectan y emplean este fruto para la fabricación de sus artesanías.

Una técnica que incluso en la actualidad se mantiene activa y que los locales anhelan potenciar debido a su valor cultural y su peso en la tradición del país.

Al emplear este material contribuye con la disminución del consumo de agua, la contaminación del aire y de la generación de desechos. Además ayuda a reducir las emisiones de CO2 hasta un 45 % en comparación con la registrada tras la producción de un zapato tradicional.

Especialmente debido a que un 65% de las emisiones de CO2 al ambiente se producen por el cultivo y la cosecha del algodón. Mientras que la producción de fibra de plátano origina emisiones cercanas a cero. Sin duda, una opción con un impacto más positivo sobre el medio ambiente al comparar con el daño causado comúnmente por la industria textil.