27 enero, 2020

Dar a tus hijos experiencias en vez de juguetes aumenta su inteligencia

 
Publicidad

Recientes estudios afirman que brindar demasiados juguetes a los hijos puede afectar negativamente el desarrollo y la felicidad de los más pequeños de la casa.

Publicidad

Clair Lerner, investigadora de desarrollo infantil indicó que cuando los padres bañan en juguetes y juegos a sus hijos, estos comienzan a jugar menos. Debido a que se sienten abrumados y no consiguen concentrarse en  la actividad.

Por lo tanto al contrario de lo que se espera, otorgar demasiados juguetes a los más pequeños en vez de incentivar la creatividad y el desarrollo intelectual puede ralentizarlo.

Publicidad

Este hallazgo se refleja en los estudios del profesor de Educacion de la Primera Infancia en la Universidad de Cincinnati, Michael Malone. Los cuales indican que una menor pero mejor cantidad de juguetes benefician el sentido de la cooperación y desarrollo durante el juego.

Mientras que el exceso de juguetes hace que los hijos tienden a participar de un juego más solitario debido a una sobrecarga improductiva, que afecta negativamente su desarrollo.

Brinda a tus hijos experiencias y tiempo en vez de juguetes

Un estudio de la Universidad de Oxford reveló que el éxito académico de los niños está relacionado directamente con la participación de su entorno.

La investigación contó con la participación de 3.000 niños, con una mayor influencia e interacción con sus padres que con los electrónicos o juguetes que poseían.

Es por ello que los pequeños que disfrutaban de un mayor tiempo de disfrute entre padres e hijos, lograron un mejor desempeño académico y desarrollo emocional y social. En comparación con aquellos niños que poseían una mayor cantidad de juguetes y dispositivos electrónicos como teléfonos, consolas y otros.

Por lo tanto la interacción de los padres con sus hijos resulta de vital importancia para el desarrollo y crecimiento de los más pequeños. Dado que los beneficios que este vínculo genera, no pueden ser reemplazados por la adquisición del juguete más caro o del dispositivo más avanzado.

Thomas Gilovich, profesor de psicología de la Universidad de Cornel afirmó que la felicidad se produce de las experiencias y no de los objetos materiales. Debido a esto, es recomendable aprender a brindarles a tus hijos experiencias, en vez de objetos materiales.

De esta forma, al recibir experiencias en vez de juguetes, los niños lograran desarrollan e incrementar su gratitud y generosidad. Por lo que para su desarrollo y crecimiento, dichas experiencias poseen una mayor importancia y valor dentro de la vida de tus hijos.

Los regalos físicos normalmente brindan una sonrisa a la cara de tus pequeños, sin embargo compartir con ellos, reir, conversar y pasar tiempo con ellos son acciones que se guardan en su memoria y corazón.

Así que no te estreses por comprar nuevos juguetes a cada rato, concéntrate en disfrutar de pasar tiempo con ellos, de verlos crecer y de ser la mano guía que necesitan cuando se enfrentan a los retos y dudas de su camino.

Publicidad