Refugiada de origen africano es la nueva cara de las marcas más prestigiosas

Adut Akech es una supermodelo, que fue refugiada, reconocida por su hermoso y distintivo color de piel, lo que la ha llevado a trabajar con prestigiosas marcas

La joven de 19 años, es originaria de Sudán del Sur, pero por la guerra civil, ella y su madre se mudaron a Kenia. Posteriormente, cuando tenía 7 años, Adut se mudó a Australia junto a su madre en calidad de refugiadas.

Desde su infancia, la joven mostró una personalidad y belleza inigualable,  por lo  que varias agencias de modelaje la descubrieron con tal solo 13 años. Sin embargo, no fue hasta los 16 años, cuando decidió incursionar dentro del gigante mundo de la moda. En poco tiempo su belleza cautivó a los espectadores y especialmente, a las grandes marcas de ropa.

Para el desfile de primavera-verano de 2017 en parís, la reconocida Yves Saint Laurent decidió contratar a Adut y desde ahí se abrió paso en las grandes pasarelas. Hasta ahora ha trabajado con: Chanel, Valentino, Zara, Givenchy, Prada, Michael Kors, Moschino, Christian Dior, Calvin Klein, Burberry, Versace.

Una piel como chocolate puro es lo que representa la modelo refugiada

 “Mi piel es muy oscura, incluso para los parámetros de otras personas negras. Ahora que vivo en Nueva York, la gente me detiene en la calle, especialmente los afroamericanos, y me dicen que quieren que su piel se vea como la mía. Es como el chocolate más puro” afirmó Adut.

El exótico y raro tono de piel de la joven refugiada es uno de los factores que la convierten en un espécimen único dentro de la industria de la moda. Es gracias a Adut y a todas modelos con diversos tonos de piel, que los estigmas de la sociedad hacia la tonalidad de piel se han eclipsado por la belleza de estas jóvenes. Aumentando así la representación de la diversidad de tonos de piel y etnias, dentro de un mercado que hasta hace unos años se limitaba a contratar a jóvenes rubias de ojos claros.

SUPER INTERESANTE:  Estudio lo confirma: la gente que está muy blanca no se pone más morena por decirle que está muy blanca