[Fotografías] Somos extremadamente pequeños ante la majestuosidad de la naturaleza

De acuerdo a esta serie de fotografías podemos evidenciar el maravilloso mundo de la naturaleza en el que vivimos, dale una oportunidad

Hay personas en el mundo que se creen muy poderosas y majestuosas y no se dan cuenta de que todos somos solo un pequeño y minúsculo grano de arena en esta tierra, en este universo y cuando nos damos cuenta de ello, sabemos que la arrogancia y las ganas de ser más que los otros solo nos lleva a nuestra propia destrucción.

Cuando el ego se apodera de nuestros corazones no nos deja ver más allá de nuestra nariz y nos perdemos de lo maravilloso que es nuestro entorno, la naturaleza es infinita y tiene un poder inmenso, nosotros estamos indefensos ante ella, si tan solo se despertara para pasar facturas por todo lo que hemos hecho.

En ese momento, nos daríamos que cuenta de lo insignificantes que somos para el mundo y de lo minúsculos que somos en realidad, Gustav Willeit, un fotógrafo nos quiere abrir los ojos y hacernos entender esta dura realidad.

Él se tomó la tarea de capturas algunas fotos en lugares hermosos, paisajes naturales que son perfectos y que nos hacen ver tan pequeños como lo que somos, un grano de arena en el mar.

Somos tan pequeños, en este universo a comparación con la belleza de la naturaleza

Estas fotos fueron tomadas pariendo de los mares helados de Islandia hasta las frías montañas de los Alpes italianos y en ninguna de ellas somos más grandes que una roca, cada una de ellas demuestra que las grandes montañas si quisieran podrían hundirnos sin el menor esfuerzo.

SUPER INTERESANTE:  Colibrí visita cada año a hombre que le salvó la vida en forma de agradecimiento

De ser un gigante hambriento o sediento bastaría con solo abrir su boca para suspirar, ante tanta suntuosidad no somos nada, definitivamente no somos el centro del universo, ni eres el centro del mundo, eres una persona que está aquí de pasada y solo eso.

Las montañas que se pegan a las nubes de los altas que pueden llegar a ser o los mares que se confunden con el cielo de los extensos que son, se pierden de vista y no sabemos en donde terminan, los ríos con su caudalosa melodía que nos invita a bañarnos o ver sus heladas aguas cristalinas.

Volcanes de lava hirviente que no sabemos qué tan profunda está, pero que sabemos que está ahí, porque la sentimos y las podemos ver.

Cada vez que pienses que eres el centro del mundo, recuerda estas fotos y piensa que no somos más que una gota de agua en el océano o un grano de arena en el desierto.